RESPONSABILIDAD EN PD

Desde la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Protección de Datos se están dando casos frecuentes en los que una entidad —que ejerza una actividad de cualquier naturaleza — puede ser castigada por la AEPD por incumplir dicha normativa.

Concretamente hoy me refiero al hecho de tratar datos sin contemplar correctamente dicha legislación, como responsable o encargado del tratamiento.

En publicaciones anteriores expliqué el mismo tipo de casos respecto a las obligaciones que se deben cumplir para la protección de datos en Comunidades de Vecinos, ya sean de empresarios o de personas físicas, puesto que es de aplicación también el RGPD.

Tampoco se libran los blogueros, de quienes también os he comentado que deberían adaptar sus blogs a esta normativa, como responsables de sus páginas web, ya que su finalidad —directa o indirectamente— es recoger datos con carácter comercial.

Prueba de ello, es un caso —recientemente publicado— sobre una persona que, aun sin realizar actividad profesional o empresarial alguna, ha sido sancionada con una multa de dos mil euros por publicar en una red social la fotografía del desarrollo de un juicio con testigos identificables.

Por supuesto, todos tienen el mismo patrón y con una cuantía variable.

La excepción doméstica se define como tratamiento efectuado por una persona física en el ejercicio de actividades personales o domésticas.

Para ampliar la materia, nos podemos remitir a uno de los considerandos del RGPD.

Considerando 18: “El presente Reglamento no se aplica al tratamiento de datos de carácter personal por una persona física en el curso de una actividad exclusivamente personal o doméstica y, por tanto, sin conexión alguna con una actividad profesional o comercial.”

En cuanto a actividades cotidianas que implican responsabilidad personal o doméstica, cabe incluir la correspondencia y la llevanza de un repertorio de direcciones, así como las publicaciones hechas en redes sociales y en otros sitios de Internet.

No obstante, el presente Reglamento se aplica a los responsables o encargados del tratamiento que proporcionen los medios para tratar datos personales relacionados con tales actividades personales o domésticas.

Si bien en el artículo publicado en prensa digital, solamente indica el hecho en sí. De ahí que haya procedido a indagar, dada la curiosidad que despierta el caso.

Pese a haberlo investigado a fondo, no he encontrado la Resolución completa del caso publicado en ese medio digital. Y tras contrastar información, localicé una Sentencia de 6 de noviembre de 2003 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, conocida como “Caso Linquist”.

La Sentencia del TJUE aclara: “La conducta que consiste en hacer referencia en una página web a diversas personas y en identificarlas por su nombre o por otros medios…, constituye un “tratamiento total o parcialmente automatizado de datos personales”.

Según esto, ese caso se deja fuera del Considerando 18 que hemos mencionado antes, es decir, de los datos personales o domésticos; entendiendo por tal motivo que es de aplicación el RGPD como si fuese un responsable o encargado del tratamiento de datos, a todos los efectos; aunque el causante no forme parte de entidad física o jurídica que desarrolle una actividad y que le permitiera asumir la figura de responsable por publicar las fotos en una red social.

Obviamente, para que la AEPD haya procedido a sancionar este caso, se entiende que las personas que aparecen en las fotos publicadas no han dado en ningún momento un consentimiento expreso para esa publicación.

Os invito a reflexionar al respecto, ya que no siempre se documentan bien los encargos de tratamiento de datos; que con todos mis respetos, la calidad obedece al precio “barato” ofrecido en el mercado.

Para terminar, os recuerdo que el pasado año salió otro caso muy parecido, de parejas en fase de separación o etapa “guerrera”, que tenían fotos compartidas en redes sociales, hechos estos denunciables ante la AEPD al publicar dichas fotos sin consentimiento expreso. “En la guerra todo vale”.

Cualquier duda o consulta que os surja, podéis preguntar en privado o bien por correo a enrique@peritoprotecciondedatos.com.