Hoy voy a ponerme en el lado de los estudiantes que, a pesar de todo, comparto sus inquietudes puesto que sigo aprendiendo a diario de todos en esta materia.

Comparto la siguiente duda y me gustaría encontrar una orientación.

Uno de los principios reconocidos en el Reglamento Europeo de protección de datos, es el “Principio de transparencia”, repasando el mismo es:

1. Los datos personales serán:

a) tratados de manera lícita, leal y transparente en relación con el interesado («licitud, lealtad y transparencia»)».

Según el RGPD el principio de transparencia demanda que, «(…) toda información dirigida al público o al interesado sea concisa, fácilmente accesible y fácil de entender, y que se utilice un lenguaje claro y sencillo.”

Repasemos lo que significa el concepto de apercibir: amonestar, advertir. Hasta ahora, todo lo visto en casos reales, se ha limitado a una amonestación sin perjuicio económico para la entidad pública que haya recibido esta consideración por parte de la Agencia Española de Protección de Datos.

Recientemente, me han comentado el caso en el que se estaban fabricando gafas de sol que permiten grabar por incorporar una cámara que les permite grabar imágenes. Recordemos el caso de los conocidos drones, los cuales también permiten grabar matrículas de coche, con resolución de parte de la AEPD en los casos que sean gestionados por empresas privadas. Sin embargo, si la adquisición de dichos drones es a través de un ente público, puede incluso obtener fotos de vehículos que hayan incumplido, por ejemplo, los límites de velocidad. Asimismo, hemos oído que se han instalado APPS sin nuestro conocimiento a la hora de andar manejando el móvil con conexión a internet.

Todos esos casos que van apareciendo en prensa, pueden pecar de cumplir el principio de transparencia, recordando que un ente público, en el mejor de los casos, el perjuicio que recibirá por parte de la Agencia de protección de datos es un apercibimiento y que archive el caso, por tanto, se queda en un aviso sin más trascendencia.

Ahora me centro en mi imaginación e ignorancia. ¿Llegaremos a ver casos, por cualquiera de los ejemplos anteriormente comentados, en los que un conductor, a través de un medio de control del cual se está haciendo uso sin su conocimiento, pueda ser multado por ir hablando y conduciendo a través de éste?

Sí, puede ser una “fantasía” pero también un medio de controlar más y generar más control de las infracciones de tráfico, lo que todos sabemos que inicialmente se traduce en recaudación económica, sin estar avisados de manera transparente.

Me preocupa este quizás exceso de imaginación, pero que sinceramente a veces lo pienso en frío y no puedo decir que pueda darse el caso a largo plazo, con la “excusa” de una necesidad de subir recaudación cara a reducir déficit y cara a evitar accidentes por imprudencias.

Recordemos un caso en paralelo, derivado de reclamación por las infracciones impuestas a consecuencia de desplazamientos no autorizados en la etapa que nos obligaron a estar en nuestro domicilio por confinamiento.

¿Qué opinan? ¿Es una ficción lo mismo que parecía la película de viaje a la luna?

¿Con los términos prácticos legales que un ente público está teniendo, creen que pueden llegar a osar proceder a mandarnos a nuestro domicilio multas por estar hablando en el teléfono móvil mientras conduzcamos, con la respectiva foto, sin tener claro cuál ha sido el origen por el cual se ha obtenido la foto?

Me quedo inquieto al respecto y a la espera que pase tiempo cara a saber la respuesta real que nos encontraremos, mientras tanto nos queda otra que la prudencia de evitar hablar por teléfono mientras conduzcamos, por la seguridad propia, la de terceros y por los efectos económicos que puedan derivarse.

1410CIENCIAFICCION          Ante todo, precaución a la hora de conducir.