160921deregresoyahoraque

De regreso y ¿ahora qué?

Después de las vacaciones, volvemos a la normalidad, empezando muchos un nuevo curso. En esta ocasión, voy a abrir un tema que posiblemente muchos lo conozcáis y otros no recordéis.

Hay una serie de obligaciones inherentes para aquellos que desarrollen una actividad empresarial o profesional, que para los ciudadanos resultan nuestros derechos. En este sentido, hay un principio que resulta de mucho interés que es el de “pro actividad”. Traducido a palabras de fácil comprensión, nos obliga a poder demostrar que el tratamiento de datos que llevemos a cabo, sea acorde al Reglamento Europeo de Protección de Datos. Hay que velar por el cumplimiento de los derechos de terceros, revisar y comprobar las limitaciones o peculiaridades que tenga nuestra actividad, así como poner los medios para cumplirlos. Esta serie de obligaciones se deben de llevar a cabo tanto por nosotros, como por parte de todo aquél que por encargo nuestro, acceda a la información que gestione nuestro negocio o actividad económica.